5tas Jornadas Primavera Libertaria de La Habana: entre el colapso y la persistencia

Tierra Nueva
8 min readJul 17, 2023
Diseño: Juan Pablo Estrada

En el último fin de semana del pasado mes de mayo un pequeño grupo de amigxs, con cuya amistad damos vida intermitente al Taller Libertario Alfredo López y al Centro Social ABRA, efectuamos las 5tas Jornadas Primavera Libertaria, en medio de una ciudad en sostenido colapso crónico de sus sistemas de transporte, de alimentos, de abastecimientos sanitarios, de espacios de encuentro, de arroz o de poesía. Todo ello en un ambiente donde se percibe el agotamiento espiritual y el éxodo masivo de cientos de miles de personas, que dejan vacíos difíciles de llenar y creatividades en agotamiento, librándonos a una redoblada sensación de aislamiento y de estar viviendo un tiempo que ya no existe.
En este contexto adverso ese grupo de afines creímos que no dejaba de ser un buen momento para convocar un encuentro que estuviera animado por los viejos y buenos principios del antiautoritarismo, la voluntad de cultivar el trabajo en equipo, la independencia mental respecto a los códigos mentales dominantes o la capacidad de iniciativa de base sin pedir permisos oficiales. Temas que siempre son oportunos y con vigencias intactas, dada la persistente parálisis en que transcurre el devenir cotidiano de Cuba hoy.
Tomándole el pulso a las señales de agotamiento generalizado, así como el ambiente de represión preventiva y de control policial generalizado que se percibe en estos días, contra todas las formas de interacción colectiva silvestres en Cuba, llegamos al acuerdo de organizar solamente tres actividades, que se distribuyeran por espacios con relativa autonomía en la ciudad.
Las jornadas comenzaron en uno de los majestuosos salones del Centro Loyola, un activo y plural espacio cultural de la iglesia católica en La Habana, con un tema de diálogo denominado: “Espacios, figuras e ideas en el Socialismo de Isla en el siglo XX”, tomando prestado el nombre homónimo del libro del acusioso investigador José Luis Montesinos. El encuentro devino en una rememoración de la contribución de las mujeres a la historia del socialismo en Cuba, en sus distintas tendencias y militancias, un tema escasamente tenido en cuenta, tanto por el escaso movimiento feminista en Cuba y por las narrativas oficiales. Allí rememoramos a Emilia Rodríguez, referente femenino del movimiento anarquista del centro de la isla en las tres primeras décadas del siglo XX y adalid de varios encuentros nacionales del movimiento anarcosindicalista en Cuba y pocas veces rememorada, lo cual forma parte de un empeño más amplio y en proceso por parte de Montesinos.
Seguidamente el joven investigador José Julián Valiño presentó su investigación en proceso sobre la historia de vida de Ofelia Rodríguez, una mujer habanera que, en medio de los convulsos años 30 del siglo pasado, desde su actividad social en defensa de la mujer, se adentró en perspectivas socialistas, ejerciendo una crítica pionera al movimiento feminista de clase media y alta de la Cuba de esos tiempos.
Cerrando las presentaciones del espacio, Mario Castillo compartió su indagación “Amparo Loy Hierro: psicogeografía de una militante comunista de barrio por La Habana del siglo XX”, una reconstrucción analítica de la historia de vida de una mujer que, gracias al auge del género testimonio en la Cuba de los 60-70, se hizo posible adentrarse en la densidad de la vida cotidiana de una luchadora social con una rica historia de vida en su trágico periplo por tres barrios habaneros, que la conduce a su afiliación al Partido Socialista Popular (estalinista) cubano de los años 30-40, su expulsión de esa organización y posterior marginación de la vida política, lo cual ofrece un material muy valioso para comprender el impacto psicosocial de las políticas estalinistas en el mundo de vida popular.
El diálogo que generó este trío de ponencias fue muy enriquecedor por varias razones. Una de ellas porque fue un ejercicio colectivo de recuperar el patrimonio de la historia del socialismo en Cuba, monopolizado por la élite estalinista que, desde el PCC, ejerce una deformación y empobrecimiento grotesco de la riqueza del movimiento socialista en Cuba, que alimenta de manera directa todo el anticomunismo, también cuartelario, que cobra formas más definidas por todos lados.
Otra razón de la riqueza de este encuentro fue que contribuyó a ampliar una historia no exclusivamente teórica, conceptual e intelectual del socialismo en Cuba, que es lo que habitualmente se hace, silenciando la dimensión humana y cotidiana de la idea. Por otro lado, le hicimos espacio al protagonismo femenino en el devenir de las prácticas socialistas en Cuba, zona también monopolizada habitualmente por hombres. No menos importante fue un mensaje implícito que quedó de este encuentro para el presente y el futuro que nos depare el colapso en curso: los anarquistas que organizamos este encuentro reconocemos la diversidad de ideas y tendencias dentro de la historia del socialismo en Cuba y el mundo y no practicamos las liquidaciones mutuas de la riqueza de la vida en aras de ismo alguno, incluido el nuestro.

2do encuentro

El segundo día de la jornada transcurrió en una de las deliciosas azoteas de la Habana Vieja, que nos ofreció el panorama del contraste entre el supuesto oro relumbrante de la cúpula del Capitolio de La Habana en el horizonte cercano y la miseria de los miles de asentamientos informales que lo rodean, escondidos en las alturas de los majestuosos edificios neoclásicos, Art nouveau, Art deco y eclécticos, que rondan a ese imponente monumento del autoritarismo tropical de la república cubana del siglo XX.
Atravesados por esa visualidad y envueltos por el fresco del viento alisio de la primavera habanera, un pequeño pero animado grupo de amigxs iniciamos el encuentro que nombramos “Experiencias pedagógicas alternativas y antiautoritarias”, con el audiovisual Plantando semillas, nombre homónimo de una experiencia pedagógica con niños entre 5-6 años en una escuela de la periferia sur de La Habana, la cual en ocho encuentros tuvo por eje temático las cuestiones interrelacionadas de la regeneración de un espacio de tierra y las diversas formas de reproducción y dispersión de las plantas presentes en el territorio. Cuestiones que, a través de juegos no competitivos y dialógicos, relacionamos con las formas en que interactuamos los humanos, ubicando en ese espacio la ayuda mutua y la colaboración como forma de relacionamiento siempre presente y silenciado.
(des)Dibujando la escuela fue el otro material audiovisual que se presentó en el espacio, un trabajo realizado por Arliz Plasencia, Lena Castillo y Mery Cartaya. Tres generaciones de mujeres, madre, nieta y abuela que piensan y buscan alternativas a los dilemas morales que genera el choque entre la insistente vocación de la más pequeña de las féminas por el dibujo y la libre experimentación con el color y, por otro lado, la instrucción escolarizada obligatoria, con su carga de estandarización y despersonalización desde las más tempranas edades. Un audiovisual que dio lugar a un animado diálogo que permitió a Leonardo Romero Negrín, profesor de Física, y a Aixa Negrín, su madre, profesora de Literatura durante treinta años, a intervenir en el espacio con sus experiencias docentes en la enseñanza media cubana.
Leonardo nos presentó sus búsquedas de métodos para lograr interconectar la física con la semántica, la hermenéutica y los debates sociopolíticos que se están produciendo en Cuba hoy y en los que los adolescentes y jóvenes participan muchas veces de manera acrítica y pasiva, frente a lo cual se propone revertir esa actitud, activando la capacidad de análisis y posicionamientos propios en los estudiantes desde la enseñanza de la Física.
Por su parte, Aixa Negrín nos compartió sus vivencias en las evaluaciones de exámenes para ingresar en las universidades cubanas y las formas de regimentación intelectual y política que subyace en la lógica evaluativa de estos exámenes. Por otro lado, la veterana profesora también abordó los problemas de los programas de literatura, sus sesgos y silencios respecto a la obra de grandes creadores literarios cubanos que, por sus divergencias con el régimen de gobierno imperante en Cuba, no se incluye en los sistemas de enseñanza. El encuentro concluyó con una rememoración sobre momentos de nuestras vidas como estudiantes, maestros que nos han marcado y qué características en común nos permitió identificarlos.

3er encuentro

El ultimo día de la 5ta jornada libertaria de 2023 concluyó en el mismo lugar de la 4ta jornada de 2019: en el espacio El Trencito, veterano laboratorio de juegos no competitivos y solidarios, enclavado en las proximidades del río Almendares, espacio en el que se han formado varias generaciones de niños durante casi veinte años y que ya es un referente pedagógico en el entorno contracultural de la ciudad de La Habana.
Para esta ocasión, coordinamos con los jóvenes músicos Jonathan Formell y Simón Ibáñez, empatizados con perspectivas antiautoritarias de crear y proyectarse, para que organizaran una sesión de creación musical colectiva con los niños, integrada a la dinámica de juegos no competitivos que han desarrollado las dos generaciones de animadores de El Trencito. La experiencia resultó ardua y plena de desafíos a sortear, por todos los hábitos competitivos y no colaborativos internalizados desde las más tempranas edades, que pasan factura en todo momento.
Derivado de esto, se percibió la importancia que cobra en estas situaciones una dirección organizadora consciente de su carácter provisional, que puede dar paso a formas de coordinación descentralizada de esa dirección preliminar. En el experimento fue posible percibir que si esa dirección organizadora no asume su provisionalidad ello conduce a refrendar la dependencia colectiva a ese foco orientador inicial, como supuesta única forma de actuar en conjunto.
Contra esta noción de provisionalidad de toda dirección organizadora, se levanta un sentido común muy bien generalizado y asumido, el cual sostiene que la dirección centralizada permanente en todas las esferas de la vida social es un triunfo de la comodidad, el bienestar y la tranquilidad colectiva, para lo cual los sistemas educativos dominantes buscan suprimir la responsabilidad individual y promover la sumisión hacia las diversas formas de autoridad y, a la misma vez, la competitividad entre los iguales, el ambiente perfecto para reducir la idea de democracia a elegir libremente quiénes ejercerán la dirección centralizada sobre nuestras existencias, como consumidores de programas de representación de nuestra pasividad.
En medio de estas cadenas de nociones autoritarias, espacios como El Trencito revelan toda su importancia psicosocial, como lugar de prefiguración de formas de interacción social alternativas, algo tan significativo, especialmente en la infancia, pues experiencias como esas se pueden convertir en brújulas orientadoras cuando, al entrar en la adultez, recibimos todo el aluvión de las lógicas autoritarias de las instituciones predominantes, sin tener referentes previos para desnaturalizar esas dinámicas de masas.
Un picnic de cierre también estuvo planificado para el final de la 5ta jornada, un momento donde concebimos presentar el material Anarquismo y cárceles del compa venezolano Rafael Montes de Oca y disponible en la web, un material muy útil para pensar el activismo anticarcelario en Cuba, donde alrededor de 1000 personas se encuentran ahora mismo cumpliendo largas condenas de cárcel, solo por ejercer su derecho y su deber a la protesta, ante las pésimas condiciones de vida en Cuba hoy, mientras que otrxs cientxs se encuentran “regulados”, según el lenguaje policial, impedidxs de salir de Cuba, en condiciones de control y vigilancia directa, como es el caso de la valiente profesora e historiadora Alina Barbara López, que pudo asistir al primer encuentro de la 5ta Jornada “Espacios, figuras e ideas en el Socialismo de Isla en el siglo XX”.
Tampoco fue posible intercambiar con compañerxs fuera de Cuba, desde Argentina, Alemania, España, Estados Unidos, con quienes habíamos coordinado una contribución al espacio de cierre, por la propia dinámica que se generó al final de la actividad en El Trencito, donde confluyeron personas muy diversas, con rangos de edades muy desiguales y con pocos referentes en común, más allá de coincidir fortuitamente en ese espacio.
A pesar de estas cuestiones que quedaron pendientes, en medio del retroceso organizativo de base que estamos viviendo en Cuba otra vez y el colapso militarizado y bajo vigilancia que impera en todo el país, la voluntad de insumisión y la imaginación antiautoritaria otra vez abrieron espacios para el acontecer anárquico, comunizador y fraterno, una pequeña pero persistente faena de la sociabilidad silvestre, un angosto pero cálido terreno para mantener abonadas las semillas de otras y mayores primaveras libertarias.

--

--

Tierra Nueva

Espacio de inter-acción de ideas y personas anarquistas y afines, desde Cuba y adscrito a la Federación Anarquista de Centroamérica y el Caribe